-matéman, escrito en minúscula y con acento a propósito, o no, busca hacerte reír, transmitirte serenidad y humildad en tiempos agitados y confusos.
-matéman atiende el teléfono y no dice ‘hola’, te pregunta ‘¿qué querés?’

Orígenes del matéman

El dibujo del matéman nace el 13 de diciembre de 2018, cuando en una reunión de trabajo, ya cansado de escuchar las boludeces y mentiras del que entonces era mi jefe, me pongo a hacer garabatos. “Nadie trabaja más horas que yo”, dijo… hacía un mes no pisaba la oficina y ya no le alcanzaban los dedos de las manos para rascarse. Ahí mismo dibujé el primer matéman, que no fueron sino tres líneas: “-_-“. Minutos después, ya apartado sideralmente de lo que se hablaba en esa reunión, una cabeza, luego una barba, después una bufanda (hacía frío ese día), le dibujo un mate y una pava con el agua a punto, sin hervir. Y así nace matéman.

Acerca del autor

Antes una confesión: no soy caricaturista, mucho menos dibujante. No tengo técnica, ni pulso. Ese era mi viejo, Chidoro, El Gallego, o simplemente Carlos.

Mis amigos me llaman Juanchila, mi familia Juanchi, también me llamo Juan Manuel… Soy más bien historiador, científico social, investigador … Leo, escribo, practico Aikido, me gusta el fútbol, el ajedrez, me apasiona viajar en el tiempo con anécdotas e historias de gente, lugares, olores, cosas, animales y plantas.

Con matéman la voy remando y busco hacer reir con historias; “no te olvides de reir todos los días un poquito” me supo decir ese tal Chidoro para mi 28 cumpleaños. Pero además de risa, matéman quiere transmitirte serenidad y humildad para estos tiempos agitados y confusos, y por qué no, cautela (sobre todo en proyectos fiduciarios); “no hay que nadar en lo profundo, pero tampoco quedarse en la orilla” o algo así me supo decir una vez una Fenicia.

matéman está dedicado a mis viejos, Chidoro y Lucía, a Sole, Guada, Andru y Mario, a flia y amigos, y a mi compañera de ruta, Elona ‘Beauté’.

Se acabó.